Transparencia 100% en las pruebas de la vacuna COVID-19 es vital para la confianza pública.

14 de septiembre de 2020

 

 

WASHINGTON (September 13, 2020).- AIDS Healthcare Foundation (AHF), la organización mundial más grande contra el sida, criticó duramente a las compañías farmacéuticas que trabajan en las vacunas contra la COVID-19 por una falta casi total de transparencia en los ensayos respectivos de las compañías, incluidos los problemas con el ensayo de la vacuna de AstraZeneca que forzó brevemente la semana pasada una suspensión. Así como las afirmaciones de Pfizer, este sábado, de que podría tener una respuesta sobre si su vacuna funciona antes de finales de octubre. En seis semanas a partir de hoy y pocos días antes de las elecciones presidenciales de EE. UU. A pesar de que también anunció que expandirá su prueba de vacuna a 44,000 personas, por encima de su objetivo anterior de 30,000.

El sábado, AstraZeneca, un pionero en la carrera de la vacuna, también anunció que reanudaría las pruebas de la vacuna contra la COVID-19 en el Reino Unido después de detenerse abruptamente a principios de la semana pasada, luego de que ocurriera una grave reacción adversa en un paciente en la fase 3 de su estudio en el Reino Unido, que recién había comenzado a finales de agosto.

Según el New York Times, “AstraZeneca no informó inicialmente que la enfermedad de un participante hubiera detenido sus pruebas clínicas en todo el mundo. Las pruebas se detuvieron el domingo pasado, pero no se informó hasta que STAT dio la noticia el martes. La compañía aún no ha revelado la enfermedad del paciente que provocó la pausa, a pesar de que ha hablado del estado médico de otro participante que desarrolló esclerosis múltiple en julio, lo que provocó otra breve interrupción en las pruebas. Se determinó que esa enfermedad no estaba relacionada con la vacuna “.

Una persona anónima cercana a las pruebas de AstraZeneca le dijo al New York Times que el paciente cuya reacción adversa grave que detuvo brevemente el ensayo, tenía síntomas “… consistentes con una inflamación de la médula espinal, conocida como mielitis transversa. La afección se puede tratar y generalmente se resuelve en unos pocos meses, pero los ataques severos pueden causar discapacidades”.

“El 100% de transparencia en las pruebas de la vacuna contra la COVID-19 es esencial para la confianza pública”, dijo el presidente de AHF, Michael Weinstein. “A pesar de la cultura corporativa y las presiones políticas y/o del mercado potencial que caen sobre sus cabezas, los líderes de estas compañías farmacéuticas deben ser transparentes sobre sus ensayos de las vacunas. El daño causado a la confianza del público por la falta de transparencia podría ser tan grande y tan duradero que podría afectar gravemente la aceptación de una eventual vacuna contra la COVID-19 exitosa, así como cualquier otra vacuna que le siga”.

AHF también reiteró su llamado a la comunidad de salud pública mundial y a los gobiernos para que actúen con cautela y la debida diligencia sobre los candidatos a las vacunas rápidas para la prevención de COVID-19.

Desde el comienzo de la pandemia, la COVID-19 ha infectado a 28.9 millones de personas y ha cobrado más de 922,000 vidas. Los efectos devastadores de la pandemia en todos los aspectos de la actividad humana no pueden subestimarse. El impacto del virus en la salud pública, la economía global, la política y las instituciones cívicas probablemente se dejará sentir durante generaciones. En medio de esta crisis, la posibilidad de una vacuna eficaz es una promesa esperanzadora para un final gradual de la pandemia.

En un ciclo típico de desarrollo de una vacuna, los ensayos iniciales de eficacia y seguridad a pequeña escala en animales y humanos suelen ir seguidos de ensayos clínicos a gran escala, aleatorizados y controlados con placebo que involucran a miles de personas durante un período de varios años. Este paso final y más riguroso está diseñado para confirmar con un alto grado de certeza si una vacuna es segura y eficaz a nivel de población.

El desarrollo apresurado de vacunas aumenta el riesgo de resultados negativos e imprevistos a la salud. Dejando de lado las razones económicas o políticas que los gobiernos y las empresas privadas puedan tener para ser los primeros en desarrollar una vacuna COVID-19 eficaz, este esfuerzo es comprensible por motivos humanitarios: millones de personas están sufriendo y miles están muriendo.

Las vacunas han salvado millones de vidas en todo el mundo. La viruela, que normalmente mata al 30% de los pacientes infectados, fue erradicada en 1980 gracias a una vacuna eficaz. La poliomielitis, una enfermedad paralizante que afecta principalmente a los niños, ha sido erradicada en muchas partes del mundo como resultado de una campaña de vacunación concertada que se prolongó durante décadas.

El historial de seguridad de las vacunas habla de qué tan bien funciona el proceso de desarrollo y aprobación. Solo ha habido un puñado de eventos adversos graves de vacunas en la historia, pero subrayan el hecho de que existen riesgos asociados con las vacunas.

 

Para obtener más información, póngase en contacto:

En los Estados Unidos: Ged Kenslea [email protected] / (323) 791-5526

En América Latina y el Caribe: Sergio Lagarde [email protected] / (555) 541-90876

AIDS Healthcare Foundation (AHF), la organización mundial contra el SIDA más grande, actualmente brinda atención médica y servicios a más de 1.4 millones de personas en 45 países de todo el mundo en los EE. UU., África, América Latina, Caribe, la región de Asia/Pacífico y Europa del Este. Para obtener más información sobre la AHF, visite nuestro sitio web:  www.aidshealth.org, encuéntrenos en Facebook:  www.facebook.com/aidshealth y síganos en Twitter: @aidshealthcare and Instagram: @aidshealthcare.

×